Agroturismo es campo, cultura y diversión

Agroturismo

Agroturismo es un concepto que implica convivencia, casi en un mismo escenario, con la cultura del café, los sembrados tradicionales de yuca y plátano, y con el conocimiento de labores de ordeño y de producción cárnica. Es una modalidad de turismo con dimensiones humanas y familiares,  que se da en una región donde se han acuñado expresiones como: “mi casa será tu casa”, cuya connotación va más allá: compartir la mesa y convertir el deseo de diversión del viajero en un reto impostergable para el anfitrión que se dedica al agroturismo.

Yendo a la región cafetera y decidirse por la alternativa del agroturismo es elegir los ricos desayunos, los almuerzos y cenas abundantes a base de los frutos de la propia tierra y con el ingrediente infaltable del amor. Quien cocina, lo hace como si los comensales fueran sus más entrañables seres.

 

La alternativa del agroturismo

En una región de cafetos rebosantes era apenas natural que el proyecto agroturismo surgiera a partir  del café  y todas las actividades a su alrededor. Muchos dueños de fincas en Risaralda, Quindío y Caldas, decidieron convertir sus lugares en completos atractivos turísticos, en los que además de hospedaje se ofrecen una serie de actividades que involucran al viajero con las labores propias del campo.

Quien llega se interna en los cultivos, aprende de recolección, de despulpado, de trilla, de tostadura y de molienda y, naturalmente, aprende a degustar y a identificar la suavidad del café colombiano. Además, en las fincas hay granjas y otras clases de cultivos, oficios sobre los que es posible conocer y en los que se puede interactuar, eso es agroturismo. Y también lo es contemplar el paisaje y abstraerse  de la ruidosa realidad para entregarse al deleite de los sentidos con el concierto campesino de aves, bosques, nacimientos y mariposas.

 

Orígenes del agroturismo

Se dice que los orígenes del agroturismo tienen asiento en un una idea surgida en Calarcá, donde  se pensó en convertir fincas en alojamientos. Proyecto que se inició hacia 1992 con cuatro haciendas inscritas, que ese año recibieron 315 visitantes. En 1996, ya se contaban 143 propiedades entre fincas cafeteras, fincas ganaderas o chalets de recreación que atendían agroturismo y ecoturismo.

La región está diseñada para ofrecer mucho más que un alojamiento cómodo  y seguro. Las pequeñas distancias, la calidad de las carreteras y la seguridad permiten recorrer en tiempos muy cortos una variedad en paisajes, todos maravillosos, y un buen trato manifiesto  en cada destino. El agroturismo ha dado origen a una naciente infraestructura para atender viajeros de paso, pero que se quedan, como un plan complementario de la visita a los sitios más emblemáticos.

Las fincas para hacer agroturismo se encuentran hoy en día por todos los sectores del Eje Cafetero. Desde Armenia hasta Salento, desde Calarcá hasta Circasia, desde La Tebaida a Córdoba, de Pereira a Marsella, de Manizales a Chinchiná, de Filandia a Buenavista, de Pijao a Quimbaya, de Génova a Montenegro. Todo por allí confluye para hacer del lugar uno único donde el agroturismo y ecoturismo es una maravilla y una tranquilidad anhelada.

 

Deja un comentario

Nota: Los comentarios en este sitio web reflejan las opiniones de sus autores y no necesariamente las opiniones de Visitando Colombia. Rogamos que expreses tus opiniones dentro del marco del respeto y la cortesía común. Nos reservamos el derecho de eliminar cualquier comentario que haga uso de lenguaje inapropiado y malsonante. Gracias.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *

*
*